30 de septiembre de 2014

Chips de piel de tomate

  7-8 tomates
 aceite para freír
 pimienta
 sal
  1. Pelamos los tomates. Para que la piel salga con más facilidad escaldamos los tomates primero (los dejamos en el agua hirviendo 20-30 segundos).
  2. Colocamos las pieles sobre una bandeja y les quitamos la humedad con papel de cocina.
  3. Dejamos las pieles en un lugar cálido durante 24-48 horas para que pierdan toda la humedad.
  4. Calentamos bastante cantidad de aceite en una sartén y freímos las pieles unos 30 segundos hasta que se pongan anaranjadas. Las sacamos con una espumadera y dejamos escurrir bien. Salpimentamos.
  5. Las podemos servir en ensaladas o triturarlas hasta obtener polvo de tomate y mezclarlo con especias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogging tips