19 de junio de 2018

Embutido vegano para sándwiches y bocadillos

Preparar un rico bocadillo o sándwich para los veganos a veces todavía puede ser un reto, aunque cada día hay más y más opciones de embutidos veganos en el mercado. Sin embargo, no hay nada mejor que prepararlo tu mismo sin colorantes y conservantes artificiales y con ingredientes saludables.
Este embutido está hecho a base de garbanzos y gluten de trigo con aceitunas, tomates secos y especias que aportan un sabor delicioso, es perfecto para tus desayunos, meriendas, snacks, etc. Es un embutido vegano que contiene mucha proteína vegetal sin colesterol y muy poca cantidad de grasa.
 150g de garbanzos
 130 g de gluten de trigo
 1/2 taza de caldo vegetal
 1/2 cdta de cebolla en polvo
 1 cdta de ajo en polvo
 1/2 cdta de vinagre de manzana
 1 cdta de aceite
 1/2 cdta de sal
 1 cdta de pimentón dulce
 3 tomates secos
 5 aceitunas
 1 cda de orégano
  1. Introducimos en el vaso de la batidora los garbanzos, la sal, el ajo y la cebolla en polvo, el vinagre, el aceite, el pimentón y el caldo vegetal. Batimos los ingredientes hasta que queden bien integrados y se forme una mezcla homogénea.
  2. Cortamos los tomates secos y las aceitunas en trocitos.
  3. Vertemos la mezcla de garbanzos triturados en un bol grande, añadimos el gluten de trigo y las aceitunas y los tomates secos. Mezclamos bien y dejamos la masa reposar hasta que todo el liquido se absorba durante 15-20 minutos.
  4. Colocamos el accesorio de amasar (unas paletas) en la batidora en vez de las cuchillas, ponemos la masa dentro y la batimos durante 10-15 minutos hasta que quede elástica y suave. Al principio la masa tiende a quebrarse y a desmigajarse, sigue amasando hasta que quede una bola elástica. Si la masa queda granulosa y se despega, añadimos un poco más caldo y volvemos a amasar. Si no dispones del accesorio de amasar, puedes utilizar las cuchillas . La masa va a quedar parecida, pero el proceso te tomará más tiempo y se triturarán los trocitos de los tomates secos y las aceitunas.
  5. Colocamos la masa sobre un trozo de papel de aluminio y cubrimos su parte superior con el orégano. Enrollamos la masa en varias capas de papel de aluminio dándole una forma alargada al embutido y sellando bien los extremos.
  6. Calentamos una olla grande con agua  y cocemos el embutido con la tapa a medio tapar a fuego medio durante 1 hora o en una máquina de vapor durante 1 hora y media.
  7. Desenvolvemos el embutido y lo dejamos enfriar. Cuando esté frío, lo cortamos el rodajas y disfrutamos!

17 de junio de 2018

Hamburguesas veganas de tres cereales con guisantes y espinacas

Las hamburguesas vegetales caseras son una opción saludable para cualquier comida o cena. Son muy nutritivas, aportan muchas vitaminas y minerales y proteínas de origen vegetal. Estas hamburguesas combinan en sí tres cereales - quinoa, mijo y arroz - que, además de las proteínas, aportan hidratos de carbono de absorción lenta. Hemos combinado estos cereales con guisantes y espinacas para añadir un toque verde y una aporte vitamínico extra. Y, por último, para que las hamburguesas no se deshagan, hemos utilizado la harina de garbanzos, por tanto, las hamburguesas son aptas para los celíacos.
 1/4 taza de quinoa cocida
 1/4 taza de mijo cocido
 1/4 taza de arroz cocido
 1 manojo de espinacas
 400g de guisantes
 1/2 cebolla
 1/2 pimiento rojo
 2 dientes de ajo
 3 cdas de harina de garbanzos
 pimienta
 sal
 aceite vegetal
  1. Cortamos la cebolla y el pimiento en trozos medianos y el ajo en láminas. Introducimos la verdura en la batidora junto con las 3/4 partes de guisantes y trituramos hasta que todos los ingredientes queden bien picados e integrados.
  2. Calentamos una sartén con un poco de aceite y sofreímos la verdura picada. 
  3. En un bol mezclamos la harina de garbanzos con poca cantidad de agua hasta que tenga la consistencia de un huevo batido.
  4. Una vez listo el sofrito, pasamos la verdura a un bol y añadimos la quinoa, el arroz y el mijo cocidos, los guisantes que nos habían sobrado, la sal, la pimienta y la harina de garbanzos con agua. Mezclamos y amasamos con las manos.


   5.   Cogemos porciones de masa con las manos y formamos las hamburguesas, puedes utilizar un molde especial para las hamburguesas para que sean del mismo tamaño y forma.

   6.  Cocinamos las hamburguesas al horno a 180ºC durante media hora o las freímos hasta que se doren por ambos lados.

16 de junio de 2018

Ensaladilla rusa vegana

La ensaladilla es una de las tapas más favoritas y su versión vegana no es menos deliciosa que la original. La ensaladilla rusa consiste en una mezcla de hortalizas cocidas y otros ingredientes aderezados con mayonesa. Los ingredientes varían de país en país y de región en región, pero por regla general, los componentes principales suelen ser coincidir: las papas y zanahorias cocidas, pepinillos, guisantes y otras verduras. La mayonesa que hemos utilizado es casera elaborada a base de leche de soja, pero también puedes utilizar cualquier marca comercial de mayonesas veganas.
 4 patatas
 2 zanahorias
 1/2 taza de guisantes
 3-4 pepinillos
 1/2 pepino
 pimienta
 sal

Para la mayonesa vegana:
 1 cdta de sal
 1/2 taza de aceite vegetal
 1/4 taza de leche de soja
 1 cdta de vinagre
  1. Cocemos las papas y las zanahorias en agua hirviendo hasta que queden blandas. Las dejamos enfriar, las pelamos y cortamos en dados pequeños.
  2. Pelamos el pepino y lo cortamos en dados pequeños junto con los pepinillos.
  3. Mezclamos toda la verdura cortada y los guisantes en una ensaladera, salpimentamos al gusto.
  4. Para preparar la mayonesa vertemos en el vaso de la batidora la leche de soja, el aceite, el vinagre y la sal y batimos hasta que emulsione y se forme una mayonesa cremosa.
  5. Añadimos la mayonesa al bol con las verduras y mezclamos.
  6. Servimos la ensaladilla rusa vegana como tapa con palitos de pan o guarnición.

14 de junio de 2018

Tofu con salsa teriyaki

Si hasta ahora no te gustaba el tofu esta receta de tofu en salsa teriyaki te va a convencer de lo contrario. La salsa teriyaki es un aliño muy rico y perfecto para todo tipo de platos. Es una salsa un poco dulce que se prepara con ingredientes que le aportan muchísimo sabor, por ejemplo, la pasta de miso, jengibre, ajo, zumo de manzana y un edulcorante, por ejemplo, el sirope de agave.
Es una receta rica en proteínas de origen vegetal, la puedes acompañar con arroz, verdura o incluso pasta.
 250g de tofu
 200 ml de agua
 2 cdas de pasta de miso
 1 manzana
 3 cm de jengibre
 1 diente de ajo
 1 cda de aceite de sésamo
 2 cdas de sirope de agave
 1 cda de fécula de maíz
 1 cdta de sal
 1/2 cdta de semillas de sésamo
 1 cdta de cebolleta verde picada
  1. Cortamos el tofu en dados de tamaño mediano y lo ponemos a hervir durante 20 minutos en una olla con agua y una pizca de sal. Escurrimos y reservamos.
  2. Mientras tanto preparamos la salsa. Licuamos la manzana y la raíz de jengibre juntas en una licuadora para obtener su jugo. Si no tienes una licuadora también puedes rallar la manzana y el jengibre en un rallador fino, colocar la pulpa en un paño de cocina y exprimir el jugo.
  3. Introducimos en un cazo el agua, el miso, el jugo de manzana y jengibre, el aceite de sésamo, el ajo picadito y el sirope de agave. Calentamos hasta que rompa a hervir.
  4. Disolvemos la fécula de maíz en poca cantidad de agua fría y la añadimos al cazo con la salsa. Removemos, bajamos un poco el fuego y seguimos cocinando sin dejar de remover hasta que la salsa espese.
  5. Servimos el tofu con la salsa teriyaki acompañado de arroz o verdura a tu gusto. Espolvoreamos un poco de semillas de sésamo y cebolleta verde picada por encima antes de servir.

13 de junio de 2018

Dorayakis veganos, un dulce japonés

Dorayaki es un tipo de dulce originario de Japón que consiste en dos bizcochos redondos tradicionalmente rellenos de anko (dulce de judías rojas). Actualmente los dorayakis pueden llevar muchos rellenos diferentes, por ejemplo, dulce de castañas, de té verde matcha, de fruta troceada, de nata, mermelada o chocolate.
La receta tradicional lleva huevos, sin embargo, nosotros la hemos preparado con sustituyéndolos por las semillas de lino trituradas y han quedado increíbles - suaves y esponjosos. Los hemos rellenado con el dulce de judías rojas que se vende ya listo en cualquier comercio de comida asiática, pero puedes rellenar los dorayakis de lo que más te guste.

Los dorayakis han obtenido la fama mundial tras la emisión de la famosa serie de anime japones Doraemon, cuyo protagosnista, el gato cósmico de color azul, era un amante de estos dulce, por lo que recibió su nombre.
 2 cdas de semillas de lino
+
 4 cdas de agua
 200 g de harina de trigo
 150 g de azúcar integral
 60 ml de sirope de agave
 1/2 taza de agua
 1,5 g de levadura en polvo
 1,5 g de bicarbonato sódico
 1/2 taza de dulce de judías anko
  1. Molemos las semillas de lino en la batidora a máxima potencia o un molinillo de café y mezclamos el lino molido con 4 cucharadas de agua. Dejamos reposar la mezcla hasta que espese bien.
  2. En un bol combinamos la mezcla de lino con el azúcar y el sirope de agave, batimos la mezcla con varillas manuales hasta que se incorporen los ingredientes.
  3. Disolvemos el bicarbonato en media taza de agua y vertemos la mezcla en el bol con la mezcla anterior.
  4. En otro bol aparte mezclamos la harina y la levadura y poco a poco la añadimos al bol con los ingredientes líquidos mezclando con las varillas para incorporar la harina y evitar grumos. Debe quedar una masa semilíquida sin grumos.
  5. Para cocinar los dorayakis pincelamos con un poco de aceite una plancha o una sartén antiadherente. Calentamos la plancha o la sartén y con un cucharón vertemos porciones de masa encima creando tortitas de 10-12 cm de diámetro. Puedes utilizar un molde redondo colocándolo sobre la plancha y vertiendo la masa dentro para que todos los dorayakis sean del mismo tamaño.
  6. Cocinamos cada tortita por ambos lados hasta que se dore, le damos la vuelta con una espátula con cuidado para que se cocine bien.
  7. Dejamos enfriar los dorayakis. Untamos un bizcochito dorayaki con el dulce de judías y lo tapamos con otro bizcochito. Repetimos hasta que se acaben los ingredientes.
Dorayaki con crema de cacahuetes, fresas y chocolate.

10 de junio de 2018

Fainá o farinata vegana con cebolla

La fainá o la farinata es una elaboración fácil de preparar cuya base consiste en cuatro ingredientes principales muy sencillos - harina de garbanzos, agua, sal y aceite. Es una receta procedente de Génova (Italia) que los inmigrantes genoveses introdujeron en la gastronomía uruguaya y argentina en el siglo XX. En la ciudad de Buenos Aires la fainá se ofrece en muchas pizzerías y es muy común servirla acompañada de una porción de pizza. Una de las versiones de esta receta que nos gusta muchísimo es con cebolla, también la hemos probado con romero, tomates cherry y rúcula - queda deliciosa de todos modos!
 200 g de harina de garbanzos
 600 ml de agua
 1 cdta de sal
 una pizca de pimienta
 un chorro de aceite de oliva
 1/2 cebolla
 tomates cherry (opcional)
 albahaca (opcional)
 rúcula (opcional)
  1. Recubrimos una bandeja de horno rectangular con papel de horno y lo pincelamos con el aceite de oliva.
  2. Mezclamos en un bol la harina de garbanzos, la sal, la pimienta y el romero. Añadimos el agua poco a poco mezclando con varillas hasta que se forme una masa homogénea.
  3. Precalentamos el horno a 180-200ºC. Vertemos la masa en la bandeja de horno.
  4. Cortamos la cebolla en juliana y los tomates cherry por la mitad, los colocamos encima de la masa.
  5. Horneamos la fainá hasta que se dore y se seque. Colocamos encima la rúcula y la albahaca, la cortamos en rectángulos y servimos.

8 de junio de 2018

Palitos de queso veganos Verys de arroz integral germinado

Los palitos de queso veganos o Crochicchi de marca Verys son una alternativa vegana sin lactosa a los palitos de queso tradicional de origen animal. El queso está elaborado a base de arroz integral germinado y es de cultivo ecológico.
El sabor es suave, así que no esperéis un fuerte sabor a queso y, aunque el queso no se derrita mucho al hornearse, los palitos quedan ricos y crujientes por fuera.

Los palitos de queso son perfectos para servir como un entrante con cualquier salsa, por ejemplo, veganesa, mostaza, guacamole, etc. y también se pueden servir con mermelada.
Primero probamos los palitos de queso como parte de un plato - un bol de Buddha - y los servimos con arroz, guisantes, batata, zanahoria, garbanzos y pepino.
 palitos de queso Verys
 1/2 taza de arroz cocido
 guisantes congelados
 batata naranja
 garbanzos cocidos
 pepino 
 zanahoria
 comino
 sal
 pimienta
  1. Cocinamos el arroz hasta que quede blando.
  2. Cocinamos los guisantes en agua hirviendo hasta que queden blandos.
  3. Pelamos y cortamos la batata y la zanahoria, las cortamos en rodajas, salpimetamos y horneamos hasta que queden blandas,
  4. Escurrimos los garbanzos, añadimos sal, pimienta y comino, removemos, los colocamos en una bandeja de horno y los horneamos durante 20 minutos a 180ºC. También horneamos los palitos de queso hasta que se doren alrededor de 30 minutos.
  5. Cortamos el pepino en medias rodajas.
  6. Montamos el bol colocando arroz en el fondo y los demás ingredientes

También hemos probado estos palitos de queso como un entrante imitando un plato muy famoso que es el camembert con mermelada de arándanos, una combinación que nos ha gustado mucho.
 palitos de queso Verys
 mermelada de arándanos
  1. Cocinamos los palitos en el horno a 180ºC durante 30-40 minutos hasta que se doren o los freímos en aceite caliente hasta que se doren por ambos lados.
  2. Servimos los palitos de quesos con la mermelada de arándanos.

6 de junio de 2018

Hamburguesas veganas No Bull Burgers de Iceland

Las hamburguesas No Bull Burguers han llegado no hace mucho a los supermercados Iceland, y son de las más realistas que hemos visto. Están elaboradas a base de proteína de soja y el color rojizo tan realista les proporciona el extracto de remolacha y el pimentón.

Se venden en la sección de congelados y en la caja vienen 2 hamburguesas de 1/4 libra. Las hamburguesas contienen 13 gramos de proteína por unidad y tienen bajo contenido de grasas saturadas.
La publicidad que han dado a estas hamburguesas es que "sangran" al cocinarse como si fueran hechas de ternera. En realidad, al ser un producto congelado, si que sale el líquido rosado al freírlas, pero el color rosado recuerda más bien jugo de remolacha que sangre, así que los veganos que no se asusten. Además, una vez cocinadas, las hamburguesas dejan de "sangrar" y al morderlas no sale más líquido. Si quieres evitar ver las hamburguesas "sangrar" también quedan bien si las cocinas al horno.
La textura está muy bien conseguida, el sabor es excelente, las hamburguesas son densas, gruesas y quedan muy jugosas. Si las sirves en pan con tomate, lechuga, pepinillos, pepino, un buen queso vegano en lonchas, etc. serí muy difícil distinguir que la hamburguesa está hecha de soja.
 2 hamburguesas No Bull Burgers (Iceland)
 2 bagels veganos (congelados, también de Iceland)
 aguacate cortado en gajos
 hojas de lechuga
 rodajas de pepino
 rodajas de tomate
 pimientos asados
 zanahoria rallada
 pepinillo rallado
  1. Cocinamos los bagels al horno hasta que se doren.
  2. Calentamos una sartén con un poco de aceite y freímos las hamburguesas durante 6-7 minutos dándoles la vuelta para que se cocinen bien. O precalentamos el horno a 180ºC y horneamos las hamburgueas durante 30-35 minutos.
  3. Cortamos los bagels a lo largo. Montamos las hamburguesas colocando encima de la parte inferior del baguel el aguacate, la lechuga, el pepino, el tomate, la hamburguesa, los pimientos asados y la zanahoria y los pepinillos rallados. Tapamos con la parte superior del bagel y fijamos con un palillo largo antes de servir.

3 de junio de 2018

Chocolatinas Snickers veganas de chocolate y cacahuete

El Snickers es la chocolatina preferida de mucha gente y a menudo las consumen como un snack entre horas o un postre, aunque no sean el alimento más sano del mundo debido a su alto contenido en azúcares y grasas saturadas, por tanto, son muy calóricas y aportan pocos nutrientes.
En cambio, esta receta de barritas Snickers veganas de chocolate y cacahuete es nuestra versión un poco más saludable, vegana y deliciosa de esta famosa chocolatina. No deja de ser calórica puesto que unos de sus ingredientes principales son frutos secos y chocolate y más bien se puede consumir como una barrita energética. Consiste en tres capas: una galleta a base de avena y dátiles, el caramelo de dátiles y crema de cacahuetes con cacahuetes enteros y una cobertura de chocolate. ¡Te va a encantar!
 20 dátiles sin hueso
 2 cdas de crema de cacahuetes
 70 g de copos de avena
 50g de cacahuetes enteros
 1 tableta de chocolate negro
 1 cdta de esencia de vainilla
 una pizca de sal
  1. Ponemos los dátiles en remojo en agua tibia durante 20 minutos. Los escurrimos y a continuación los introducimos en la batidora junto con la crema de cacahuetes, la vainilla y la sal. Trituramos los dátiles hasta que todos los ingredientes se incorporen por completo y se forme una crema espesa homogénea que será nuestro caramelo para las chocolatinas.
  2. Trituramos los copos de avena hasta que se conviertan en harina. Mezclamos en la batidora la harina de avena resultante con dos cucharadas de caramelo de dátiles y trituramos hasta que se forme una masa con textura de migas de galleta.
  3. Preparamos una bandeja rectangular no muy grande y la cubrimos con papel de horno. Esparcimos las "migas" de avena de forma homogénea por el fondo de la bandeja y las aplastamos con los dedos o con una cuchara formando la galleta para la chocolatina Snickers vegana.
  4. Colocamos encima todo el caramelos de dátiles esparciéndolo con cuchara por la superficie de la galleta. Introduce algunos cacahuetes de forma aleatoria hundiéndolos con los dedos en el caramelo. Dejamos enfriar el molde en la nevera durante 15-20 minutos, desmoldamos y cortamos la base en barritas rectangulares más o menos del mismo tamaño.
  5. Derretimos la tableta de chocolate negro al baño María y bañamos las barritas ayudando con una cuchara.
  6. Colocamos las chocolatinas encima de una rejilla de horno o un plato cubierto con papel de horno y las dejamos enfriar en la nevera alrededor de una hora antes de servir.
  7. Puedes congelar las chocolatinas para su posterior consumo.

2 de junio de 2018

Queso mozzarella vegano para pizzas

Tal vez una delas cosas que más echamos de menos los veganos es el queso en las pizzas ya que una pizza sin queso no sabe igual. Aquí está la solución - el queso vegano perfecto para tus pizzas a base de anacardos. Es una receta rápida, no necesita ni reposo ni fermentación, en menos de media hora puedes tener tu mozzarella vegana lista!
 100 g de anacardos
 190 ml de leche de soja
 1 cda de vinagre de manzan
 3 cdas de fécula de tapioca
 1 cda de levadura de cerveza
 1 cdta de sal
  1. Ponemos en remojo los anacardo antes de la preparación. Es mejor dejarlos una noche antes pero si no has podido hacerlo al menos una hora de remojo también será suficiente.
  2. Escurrimos y lavamos los anacardos. Los introducimos en la batidora junto con todos los demás ingredientes. Trituramos los anacardos hasta que la mezcla quede homogénea y sin grumos.
  3. Vertemos los anacardos triturados en un cazo y calentamos la mezcla removiendo continuamente con una espátula para que no se pegue. Cuando empiecen a formarse grumos seguimos removiendo hasta la mezcla espese del todo y tome forma de una bola grande elástica.
  4.  Preparamos un bol con agua muy fría y cubitos de hielo. Con una cuchara para servir helado cogemos porciones de masa de esta manera formando una bola. Si no tienes na cuchara de helado utiliza dos cucharas soperas y forma las bolitas con su ayuda.
  5. Sumergimos cada bolita de mozzarella vegana en el bol con el agua fría y las dejamos enfriar 10-15 minutos. Pasado este tiempo se van a cuajar y endurecer un poco.
  6. Conservamos las bolitas de mozzarella vegana en agua ligeramente salada.
  7. Para utilizarlas en pizzas cortamos las bolitas en rodajas, las colocamos encima de la pizza y horneamos.

Para la pizza con mozzarella vegana:
 1 base de pizza casera
 4-5 cdas de tomate triturado
 1 bolita de mozzarella casera
 rodajas de calabacín
 rodajas de berenjena
 un puñado de garbanzos cocidos
 1/4 cebolla, cortada en juliana
 1/2 tomate, cortado en dados
  1. Estiramos la masa dándole forma deseada. Untamos la masa con el tomate triturado
  2. Colocamos encima las rodajas de calabacín y berenjena, los garbanzos, la cebolla y el tomate.
  3. Cortamos la mozzarella vegana en rodajas y también la colocamos encima.
  4. Horneamos la pizza durante 30-40 minutos a 180ºC hasta que la masa se dore un poco.

1 de junio de 2018

Smoothie bicolor depurativo y antiestrés

Este smoothie de dos colores de fresa, plátano, naranja, dátiles, kiwi y manzana es una bebida depurativa y ayuda a combatir el estrés. Es un batido antioxidante, repleto de vitaminas y minerales, perfecto como parte de una dieta saludable y equilibrada.
Las fresas tienen propiedades diuréticas, antiinflamatorias, antioxidantes y ayudan a controlar los niveles de colesterol en la sangre. Las manzanas, las naranjas y los kiwis, aparte de ser diuréticas, antioxidantes y antiinflamatorias como las fresas, también tienen propiedades sedantes, ayudan a reducir el estrés y el nerviosismo y son muy beneficiosas para el aparato digestivo. El plátano proporciona la cremosidad del smoothie, pero también actúa como relajante natural muscular y del sistema nervioso ayudando a mejorar problemas de estrés e insomnio.
Para la parte naranja:
 5-6 fresas
 1 plátano congelado
 1 naranja
 2-3 dátiles

Para la parte verde:
 1 plátano congelado
 1 kiwi
 1 manzana
  1. Pelamos la naranja y la limpiamos bien. Nosotros trituramos la naranja entera, pero también puedes exprimirla y utilizar sólo el zumo de naranja. 
  2. Quitamos los huesos de los dátiles. Al llevar varios ingredientes más ácidos vamos a utilizar los dátiles, un edulcorante natural, para equilibrar el sabor.
  3. Pelamos y limpiamos la manzana y el kiwi.
  4. Para la parte inferior naranja del smoothie trituramos en la batidora las fresas, un plátano, la naranja y los dátiles. Vertemos el smoothie en un vaso hasta la mitad
  5. Para la parte superior verde trituramos en la batidora un plátano, el kiwi y la manzana y lo vertemos en el vaso hasta llenarlo.

Magdalenas veganas de chocolate y naranja

Estas magdalenas veganas de chocolate y naranja quedan riquísimas y son muy fáciles y rápidas de hacer. Es una receta que te puede sacar de un apuro si tienes invitados inesperados o prisa, además la combinación de chocolate y naranja siempre resulta ganadora.
 1 1/2 tazas de harina de trigo
 1 taza de azúcar integral
 1 taza de zumo de naranja
 5 cdas de aceite vegetal
 3 cdas de cacao puro
 1 cdta de ralladura de naranja
 1 cdta de vinagre de manzana
 1 cdta de bicarbonato sódico
 1/4 cdta de sal
  1. Mezclamos en un bol todos los ingredientes secos: la harina, el azúcar, el bicarbonato, la sal, la ralladura de naranja y el cacao tamizado.
  2. Hacemos en la harina dos huecos y vertemos en uno de ellos el vinagre y en el otro el aceite. Encima vertemos el zumo de naranja y mezclamos bien con el batidor de varillas manual hasta que se incorporen todos los ingredientes.
  3. Precalentamos el horno a 180ºC y preparamos un molde de magdalenas colocando los envoltorios dentro de cada hueco.
  4. Llenamos los envoltorios de las magdalenas con la masa hasta los 3/4. Horneamos las magdalenas durante 30 minutos.

31 de mayo de 2018

Callos veganos

Los callos son un plato típico de la cocina madrileña cuyo ingrediente principal son las tripas el el estómago de vaca. Hemos preparado esta versión vegana de callos que sorprende por el parecido que tiene su sabor y la textura con el plato original. Para sustituir el estómago de vaca hemos utilizado las setas ostra que tras la cocción tienen una textura muy parecida. Estos callos veganos son un plato con mucho sabor pero con mucho menos calorías y grasas que la versión tradicional.
 200g de setas ostra
 1 taza de garbanzos cocidos
 1 cebolla
 2 dientes de ajo
 1/2 pimiento rojo
 1 taza de tomate triturado
 1 cdta de pimentón ahumado
 1/2 cdta de comino
 pimienta
 sal

  1. Cortamos las setas en trozos de tamaño mediano y las sofreímos en una sartén con aceite. 
  2. Retiramos las setas con una espumadera y en la misma sartén pochamos la cebolla y los ajos picados hasta que la cebolla empiece a ponerse transparente. 
  3. Añadimos el pimiento cortado en dados, cocinamos hasta que empiece a ablandarse y añadimos el pimentón, la sal, la pimienta y el comino, removemos e incorporamos el tomate triturado. Dejamos el sofrito a fuego hasta que se cocine el tomate.
  4. Una vez hecho el sofrito lo trituramos en la batidora.
  5. En una olla ponemos las setas, una taza de garbanzos cocidos y la salsa (el sofrito triturado) y cocinamos a fuego medio-bajo durante 20 minutos.
  6. Servimos los callos veganos calientes en un cuenco de barro.
Blogging tips