19 de enero de 2016

Consejos para hacer un viaje de Interrail vegano

A finales del año pasado hemos hecho un viaje de Interrail y nos gustaría compartir nuestra experiencia y dar algunos consejos a los veganos que quieren realizar este tipo de viaje, se preocupan por la comida y cuentan con un presupuesto limitado. Para los que no sepan, el Interrail es un pase que permite viajar en tren por todos los países de Europa, es decir, dependiendo del tipo del pase, en un corto periodo de tiempo puedes visitar hasta 30 países diferentes (para más información puedes visitar su página web.) Se considera un viaje low cost y trata de visitas muy breves de uno o pocos días, lo que implica que tienes que estar en movimiento continuamente, cogiendo trenes, cambiando de ciudad o país y, por supuesto, estar en una búsqueda eterna de qué comer, que sea barato, vegano y que no sean patatas fritas.


El problema de la comida durante el viaje puede ser solucionado en parte incluso antes de empezarlo. Por tanto, el primer consejo es: si vas a reservar el alojamiento con antelación elige uno que tenga cocina o al menos un microondas. La mayoría de hostales, b&b y apartamentos cuentan con una cocina compartida y algunos apartamentos incluso cuentan con cocinas individuales. No tiene por que ser una cocina totalmente equipada ni tampoco significa que tienes que cocinar platos complicadísimos y pasarte medio viaje en la cocina. 

De aquí viene el segundo consejo: cuando llegues a tu primer destino compra unos tuppers con tapa hermética que te servirán para llevar la comida que prepares en la cocina de tu alojamiento. A la hora de cocinar usa tu imaginación, pero piensa que debe ser algo fácil, nutritivo y es recomendable que tenga más hidratos de carbono de lo que consumes normalmente, ya que estarás caminando todo el día y gastarás más energía. Los platos que más hemos cocinado estando de viaje han sido ensaladas de pasta, de arroz, judías, lentejas o garbanzos (pasta / arroz / judías, lentejas o garbanzos (cocidos de bote) + cualquier verdura local), aunque las últimas tres opciones se pueden preparar sin cocina, si tienes un cuchillo para cortar la verdura. Otras opciones son verduras salteadas, tofu, bocadillos más elaborados (con tofu y verduras a la plancha), etc.



Si solo dispones de un microondas, en muchos supermercados europeos (sobre todo en Alemania, Italia, Holanda, Inglaterra) venden platos veganos precocinados que solo necesitan ser calentados para consumir: albóndigas, hamburguesas, filetes y otras imitaciones de carne que puedes comer con ensalada (en todos supermercados se venden los mix de lechugas variadas en bolsa) o preparar un bocadillo o hamburguesa. En algunos supermercados colocan un microondas para que puedas llevarte los platos calientes.


                           

Si no dispones de cocina tu opciones de supermercado se reducen mucho, pero aún así puedes preparar una ensalada, bocadillos de verduras o con hummus u otro paté que encuentres, embutidos o quesos veganos. Además, todos los supermercados en la sección refrigerada tienen ensaladas, couscous, quinoa o pasta ya hechas. Aunque sus precios sueles ser muy desproporcionados y las porciones muy pequeñas, se puede considerar como una opción de emergencia.

Queso y embutidos para los bocadillos, salchicha de Peta, caviar vegano y ensaladilla alemana con salchicha, compra hecha en Veganz, Berlín.
              

Lógicamete no vas a poder cocinar o alimentarte de ensaladas y bocadillos durante todo el viaje, por tanto, otro consejos es: usa Happy Cow, una aplicación para los móviles con casi todos los locales veganos y vegetarianos que por tu ubicación gps te señala los más cercanos y el signo de $ te indica los más económicos. A tener en cuenta que el concepto de $ varía de un país a otro y cuando llegues al restaurante puedes llevarte una gran sorpresa (por ejemplo, hamburguesas a 15 euros).

Usando la aplicación Happy Cow hemos encontrado unos restaurantes muy buenos y económicos en los sitios dónde no teníamos cocina.

Viva Dolores, un establecimiento que sirve burritos y otros platos de comida mejicana con buenas opciones veganas, en Berlin.
 Los burritos son enormes, rellenos de verdura, arroz, judías negras, carne de soja (opcional) y salsa, de lima y cilantro en este caso.  Cada burrito cuesta 4-6 euros.

Limonada de uva roja y manzana y de jengibre y limón en Karlova 30, Praga.

Couscous con seitán a la parilla en Karlova 30, Praga.

Como opción más barata en todos los países sin excepción sigue siendo faláfel que se vende en todos los establecimientos de kebab que además suelen estar abiertos hasta las altas horas de la noche.


Los restaurantes asiáticos e hindúes son buenas opciones también. La comida es siempre muy sabrosa, hay muchos platos con arroz, pasta, verduras y tofu y el precio suele ser bastante económico.

Dhaba Beas - una cadena de restaurantes de comida del Norte de India vegana en Praga, se sirve en forma de buffet y al peso. Tiene mucha variedad aunque todo bastante picante. El precios es alrededor de 20-25 coronas por 100 g, el agua es gratis.

Un restaurante asiático en Múnich, plato de arroz con tofu y verduras, precio alrededor de 5 euros.
Plato de comida vegana hindú en un pequeño restaurante en Florencia que consiste en arroz, lentejas y verduras (patatas, calabacín, okra, berenjena). Precio 4€.

Cada vez más panaderías y cafeterías ofrecen opciones veganas, casí siempre bocadillos de verdura y hamburguesas vegetales.

Bagel con hamburguesa vegetal de  una panadería que sirve comida rápida en Amsterdam. El precio es alrededor de 4-5 euros.
Vegan come Koala, pequeño local de comida rápida vegana, en Pisa.
Perrito caliente de seitán y de tofu de Vagan come Koala.

La mayoría de los restaurantes de comida rápida europeos ofrecen una hamburguesa vegetal, aunque no sea la opción más sana. Suelen servirse con queso, así que no te olvides de pedirla sin queso.

En Bruselas, la mayoría de los restaurantes cierra a las 18:00 y es casi imposible encontrar nada apere de faláfel después de esta hora. El precio del menú es alrededor de 5 euros.

Otro pequeño consejo es siempre llevar algún tipo de snack en la mochila: fruta, frutos secos, barritas de cereales, chocolate, galletas. En este tipo de viajes nunca sabes a que hora vas a comer y siempre es bueno tener a mano algo saciante. También siempre procura tener a mano una botella de agua para evitar deshidratación.

Si te animas a hacer el Interrail, cuéntanos tu experiencia vegana!

2 comentarios:

  1. Me ha encantado leer esto porque me trae muchos recuerdos, cuando era mas joven hice interrail 3 veces!!!! La primera vez en el 1995 y la ultima en el 2000. Fui con una amiga no vegetariana y no muy amante de las verduras. Recuerdo comer MUCHOS bocadillos así cada una podría elegir lo que querría. Entonces no había smartphones con el app happy cow ni nada jajaja. Creo que no comimos muy sano pero eso si, lo pasamos bomba!!!!

    ResponderEliminar
  2. A mí también me ha puesto nostálgica, yo también viajé con interrail, aunque lo pillé tarde y sólo pude hacerlo una vez. En aquella época aún no era vegetariana ni vegana y recuerdo que comimos muchos bocadillos, aunque de vez en cuando íbamos a un restaurante. Me encantaría volver a hacerlo y probar la gran oferta de comida vegana que afortunadamente ya hay por todas partes :-)
    En Diciembre del 2015 salió una nueva app para encontrar restaurantes veganos, sin gluten, orgánicos, etc. Es más completa que happy cow, aunque todavía está empezando. De momento la hay en Alemania y Austria, y a mediados de Marzo la lanzarán también en Suiza. Yo me he ofrecido a buscar los restaurantes en España, para que así también se pueda usar en nuestro país. Podéis encontrar más información aquí:
    http://lascosasderocioblog.blogspot.ch/2016/01/se-busca-heroe-o-heroina.html
    Un saludo!

    ResponderEliminar

Blogging tips